Mundo ATM
EX-JUGADORES

José Luis Pérez Caminero

Biografía del medio ofensivo del Atlético en la segunda mitad de los noventa.


Jose Luis Perez Caminero 15-16 00001ARC

José Luiz Pérez Caminero o simplemente Caminero, como fue siempre conocido en su carrera futbolística, nació en Madrid el 8 de noviembre de 1967, y residió durante toda su infancia en la localidad de Leganés.

Logró ingresar en las categorías inferiores del Real Madrid, debutando incluso con el Castilla y jugando de forma más o menos regular durante tres temporadas, desde 1986 hasta 1989. No iba a lograr el ascenso a la primera plantilla y por tanto, a la edad de 23 años, pondría rumbo al Real Valladolid, club con el que debutaría en Primera División el 8 de octubre de 1989. Jugaría tres temporadas en el equipo pucelano, mostrando muy buenas cualidades en la posición de volante-extremo. En la temporada 91-92, el Valladolid descendería a Segunda División, donde Caminero lideraría al equipo, logrando el ascenso la temporada siguiente.

Comenzaba la temporada 1993-1994 y el nombre de Caminero sonó con fuerza para el nuevo proyecto del Atlético de Madrid. Finalmente, consumado su fichaje por la entidad del Manzanares, Caminero comenzaría desempeñándose en la posición de central o líbero por delante de los marcadores, dada su envergadura y su buen criterio en la salida de balón.

No fueron sencillos los inicios de José Luis en un Atlético que veía como se apagaba una buena época, el primer lustro de Jesús Gil al cargo de la entidad, con los Futre, Manolo, Schuster y Baltazar entre otros, consiguiendo dos Copas del Rey y teniendo buenos registros en la Liga. La inestabilidad en los proyectos y la falta de acierto en los fichajes abocaba al Atlético a dos temporadas donde iba incluso a coquetear con la promoción para el descenso. A pesar de todo, Caminero resultó ser una de las pocas luces en aquellas temporadas, cuajando magníficas actuaciones personales. Su clase y su formidable trato de la pelota pronto le valieron abandonar la posición de líbero para incorporarse a formar pieza clave en el centro del campo rojiblanco.

Aquella primera temporada de Caminero fue tan notable que le llevó incluso la convocatoria de la Selección Española, con la que cuajó también excelentes actuaciones, acudiendo al Mundial de EE.UU. de 1994 como una de las estrellas del combinado en aquella conjura de las perillas, a cargo de Javier Clemente. Sus dos goles ante Bolivia valieron el pase a la ronda final después de una fase de grupos bastante complicada, tras el empate ante Korea y Alemania. Lastima que “la Roja” no consiguiera el pase frente a Italia, ante quienes de nuevo anotaría un tanto el talentoso centrocampista del Atlético.

Caminero alcanzó durante su primer año el estatus de estrella no sólo del Atlético, sino también de la Liga española. En la siguiente temporada, la 94-95, el equipo seguía buscando un proyecto deportivo sólido. Pacho Maturana sería el elegido para llevarlo a buen término. Sin embargo, la falta de resultados y la inestabilidad reinante en el club precipitarían su salida, como había sucedido con sus antecesores, llegando a ocupar el banquillo colchonero una media de tres o cuatro entrenadores por temporada. La única buena noticia de aquel curso donde el equipo volvió a coquetear con el descenso fue que a la magia de Caminero y del jerezano Kiko, se iba a sumar el trabajo y la fuerza de Diego Pablo Simeone, cimentando junto a Caminero el embrión del que sería el centro del campo del “Doblete”.

Sobra decir lo que sucedió en la siguiente temporada, la 95-96, pues de todos es sabido que el Atlético iba a conseguir su memorable “Doblete”. Jugadores como Caminero, junto a Simeone, Vizcaíno y Pantic, conformó un centro del campo de los mejores que se han disfrutado en el Manzanares, aportando el madrileño goles decisivos y alguno de bella factura, así como detalles de clase lárgamente recordados por la afición como el regate a Miguel Ángel Nadal en el Nou Camp. Sin embargo, aquella tormenta perfecta en lo colectivo y lo personal, no tuvo sobre Caminero los efectos positivos que cabría pensar.

Comenzaron a circular rumores en torno a la figura de José Luis, algunos le colocaban en el Barcelona por petición expresa de Cruyff, otros hablaban de problemas internos de vestuario, en especial con su compañero Diego Pablo Simeone. Se le empezaba a tachar de soberbio y bronco en el trato con algunos compañeros y con la directiva, e incluso de adornarse demasiado en los detalles tácticos y no ser riguroso en el trabajo físico. Todo esto enrareció el ambiente, a pesar de lo cual, Caminero acudiría a la Eurocopa del 96 como gran representante Atlético, logrando anotar un importante gol frente a Francia en la fase de grupos pero no pudiendo brillar ni él ni ninguno de sus compañeros al caer en los penaltis contra Inglaterra en cuartos.

Su siguiente temporada, la 96-97, aunque menos brillante en lo colectivo, aún lo sería en lo personal, logrando José Luis marcar 14 goles y cuajar buenas actuaciones. En aquella temporada, el proyecto no llegó al buen puerto que la entidad quería, no consiguiendo repetir los éxitos de la anterior campaña y quedando apeados de la Champions en cuartos con muy mala fortuna ante el Ajax.

Aquel verano circularon muchos rumores sobre Caminero, tanto de su salida del club como de los problemas personales que tenía entre otros, con su compañero Simeone. A pesar de ser desmentido siempre por los dos protagonistas, la realidad es que “el Cholo” abandonaría aquel verano la disciplina atlética rumbo al Calcio italiano. La llegada de jugadores importantes aquel verano le puso a Caminero las cosas complicadas, y a pesar de gozar de minutos y actuar en muchos partidos, acusó la falta de continuidad y las situaciones extra-deportivas, haciendo una temporada más que discreta y completamente eclipsado por la figura del brasileño Juninho, recién incorporado al centro campo colchonero.

Caminero abandonaría el Atlético después de aquella irregular temporada, poniendo rumbo a la que fue su casa, el Real Valladolid, donde iba a coincidir con su compañero de “Doblete”, el tarraconense Juan Vizcaíno. Hasta seis temporadas estaría en el equipo pucelano, realizando buenas actuaciones y contribuyendo a que el equipo mantuviese la categoría con absoluta solvencia.

Tras su retirada de los terrenos de juego en 2004, Caminero cambiaría las botas por la corbata, formándose como director deportivo, cargo que ocuparía durante tres temporadas en el Real Valladolid y puesto que ocupa actualmente en el Atlético de Madrid, desde 2011 hasta fecha de este artículo en 2016, sustituyendo a Suso García Pitarch y formando parte de una de las temporadas más memorables de la historia del club, logrando la Liga en el Nou Camp y el subcampeonato de Europa en Lisboa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *