Mundo ATM
DECLARACIONES

Raúl: “Pensé que volvería al Atleti”

Declaraciones del delantero del eterno enemigo blanco para Vanity Fair.


Raul Gonzalez 15-16 00001ARC

En una entrevista concedida a Vanity Fair, el ex-delantero del eterno enemigo merengue, Raúl González Blanco, ha analizado su trayectoria deportiva desde sus inicios hasta su retirada del mundo del balompié.

En el ámbito personal, Raúl asegura ser un hombre “un poco raro” porque no le gustan “los relojes ni los coches”, únicamente “la vida y los pequeños detalles”. Aún así, el ex-jugador siempre ha buscado lo mejor para su familia: “Creo en la dificultad, el niño de barrio humilde que quiere dar una vida mejor a sus padres. Hoy hay más facilidades, pero no debemos perder la perspectiva”, subraya.

Desde bien pequeño el madrileño tenía “clavado ser futbolista”, aunque su madre quería que fuese “médico o veterinario”, pero finalmente pudo dedicarse a lo que tanto deseaba. Y aunque tenía amigos que jugaban “mucho mejor que yo, pero por circunstancias de la vida no han triunfado”, el ex-atacante parece encontrar una explicación a su éxito: “Quizá yo he sido más disciplinado, siempre tenía en la cabeza lo que quería y no me he distraído. Hoy pienso que empecé a los diez años, esperando siempre el fin de semana, el intentar ganar”, explica.

Ser futbolista tiene su lado bueno y otro no tan agradable. De este último Raúl sabe mucho, como él mismo recuerda: “Con 19-20 años tuve que dar una rueda de prensa porque decían que salía por la noche y que bebía. Piensan que los futbolistas debemos estar siempre en casa o en el gimnasio, pero tenemos vida”. A pesar de ello, al futbolista sólo le queda lamentarse y “mucho” acerca de lo que se publicaba sobre su persona, pues “no tenía pies ni cabeza”.

Pensaba que regresaba al Atlético, donde había empezado”.

El ex-delantero cree firmemente que “a los futbolistas se nos exige demasiado”, y por ello tienen que tener muy presente que “hay niños que están ahí observando todo y repiten y hacen los gestos de los jugadores”. En ese sentido, Raúl matiza sus palabras, indicando que los futbolistas también son niños: “A veces, nosotros también somos niños y no te dan un curso para enseñarte a tener mucho dinero, a poder comprarte lo que te da la gana, a que todo el mundo te alabe. Muchos no tienen a nadie cerca que les diga que lo están haciendo mal”, confiesa.

De sus inicios deportivos; recordemos que el ex-futbolista comenzó su carrera en las categorías inferiores del Atlético de Madrid hasta que a principios de los 90 fichó por el eterno rival, afirma que “pensaba que regresaba al Atlético, donde había empezado”. Y ahondó más sobre el tema: “El Atlético me hizo una oferta tentadora, pero Jorge Valdano -por aquel entonces entrenador del blanco- vio algo en mí y me pidió quedarme. Acepté y a los tres meses debuté en Primera, algo totalmente inesperado”, reconoció.

Raúl afirma que fue “muy feliz” durante su etapa como merengue, donde pasó sus “mejores años”. Aunque reconoce que no todo era bonito, hasta tal punto de que llegó a no disfrutar con la elástica blanca: “Hubo un momento en que no disfrutaba. Perdía energía en otras cosas y no estaba fresco en el terreno de juego. A veces tu cabeza quiere, pero el cuerpo no te da”. Y añadió: “Muchas veces jugaba con dolor”.

A pesar de los malos momentos, Raúl siempre tuvo un sueño: “retirarme en el Madrid”. Anhelo que no pudo llevar a cabo, pues su familia influyó mucho en su marcha a la Bundesliga, donde se sintió más libre: “En 2010 Mamen y yo decidimos que lo mejor era irse. Dejé el Real Madrid y a las tres horas aterricé en Alemania. Fue emotivo y a la vez liberador. ¡Me renové en un día!”, espetó.

El ex ‘7’ del Bernabéu tiene claro que la rivalidad entre blancos y culés les hace bien a ambos equipos: El Barcelona no sería el mismo sin el Real Madrid y viceversa, se necesitan mutuamente”. Al contrario que la mayoría de seguidores merengues, Raúl no le desea ningún mal al Barcelona, sino todo lo contrario, ya que se alegra de sus éxitos: “Cuando el Barça gana Copas de Europa me alegro, al fin y al cabo es un equipo español y no he tenido ninguna duda de proclamarlo públicamente. ¿Por qué voy a desear el mal a alguien? No entra dentro de mi forma de ser”, sentenció.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *