Mundo ATM

Lorenzo y Rossi presentan la nueva Yamaha

Un acto solemne en el que no hubo cabida para muchas risas.


Yamaha 16-17 00002ARC

Esta mañana ha tenido lugar la presentación de la nueva Yamaha YZR-M1 de 2016 en las oficinas centrales que Movistar tiene en Barcelona, ubicadas en Torre Telefónica Diagonal. Evento al que acudieron Valentino Rossi y Jorge Lorenzo, pilotos oficiales de la escudería japonesa.  

Como no podía ser de otra manera en la presentación se recordaron algunos de los momentos mas fascinantes de la pasada temporada. “Sin duda el mundial más sorprendente de los últimos años”, espetó el presentador. Tras un breve vídeo, Lin Jarvis, director de Yamaha Factory Racing, subió al escenario y al preguntarle qué carrera de 2015 destacaría, lo tuvo claro: Sin duda destacaría Qatar, la primera carrera de la temporada. Ahí empezó todo. Viendo a Valentino y Jorge dije: “podemos hacerlo””. Tras el éxito obtenido, no era de extrañar que la marca volviese a apostar por la continuidad de dos pesos pesados en MotoGP, a los que les mandó un claro mensaje. “Con Jorge y Valentino tenemos el dream team. Sólo les pedimos que se respeten mutuamente”, manifestó Jarvis.

El máximo responsable de Yamaha aprovechó la ocasión para explicar nuevamente la alianza de la marca japonesa con Movistar, la cuál describió de la siguiente manera: “La unión de Yamaha con Movistar no es sólo un negocio, pues tiene que ver con el factor humano”. Y es que si algo tiene claro Jarvis es que Yamaha es mucho más que una escudería. “Más que un equipo somos un grupo de personas que trabajamos con pasión en lo que hacemos”, destacó. Y agregó. “En Yamaha trabajamos conjuntamente para buscar soluciones”.

A continuación llegó el turno de los pilotos, quienes hablaron de las aspiraciones que tienen de cara a la próxima temporada. El primero en comparecer fue Valentino Rossi, el cuál no desveló muchos detalles acerca de su nueva compañera de viaje, pero dejó una clara afirmación. “Mi moto cambia cada año, pero su alma siempre es la misma. El piloto italiano también argumentó la ventaja que te da ser un veterano en el motociclismo. “Intentas utilizar la experiencia y el aprendizaje para encontrar tu lugar. Y prosiguió. “Trabajar durante todo el fin de semana, y tener buen feeling con la moto te da la concentración para afrontar cada carrera”, concluyó con semblante serio “Il Doctore”.

Por el contrario, su compañero, Jorge se mostró más relajado y cómodo. El actual Campeón del Mundo se explayó más que su compañero de box y comentó cómo ha sido la etapa de descanso tras el GP de Valencia y su vuelta a los entrenamientos para evitar lo ocurrido en 2014. “Después de Valencia tuve muchos compromisos con mis patrocinadores. Luego desconecté, descansé y comí de todo. Pero en seguida volví a la rutina de entrenamientos. Ahora Estoy casi al 100% de mi potencial”. Lorenzo afronta la temporada como el máximo rival a batir e intentará defender el campeonato. “Ojala lo podamos repetir esta temporada. Aunque es cierto que el final de temporada fue un poco complicado, el 2015 fue increíble. La moto era muy completa”. En cuanto a la nueva moto, Jorge Lorenzo parece que tiene muy claro lo que hay que mejorar. “Este año hay muchas cosas que son nuevas. La electrónica ha cambiado, y eso es lo que te da el feeling con la moto. Los neumáticos también han cambiado… Pero quiza lo que tenemos que mejorar es la potencia del motor, porque en las rectas perdemos un poco”.

Después le tocaba el turno a Kouichi Tsuji, mánager general de Yamaha Motorsport:, quién aseguró que desde que finalizó la temporada la fábrica ha seguido trabajando sin descanso. Trabajo que se verá en los próximos test de Sepang. “En invierno no hemos parado, no hemos tenido vacaciones. Ahora tenemos que ver cómo rinde la moto en los test de Sepang”.

Finalmente, y tras el turno de Massimo Meregalli, director deportivo de Yamaha. Llegó el momento más esperado. Las monturas, perfectamente tapadas con sendas capas azules en donde sólo se divisaban los números 99 y 46, los pilotos con sus respectivos monos y cascos hicieron su aparición para desvelar el las nuevas motos con las que Lorenzo y Rossi competirán durante este 2016. Quiza lo más llamativo de la nueva Yamaha YZR-M1 fue de dos perros en el sillín de Valentino.

Tras las pertinentes fotos, los pilotos y Lin Jarvis volvieron a hablar. Esta vez tuvieron que contestar a las preguntas de los periodistas allí presentes. Lorenzo aseveró que aún no se imagina cómo llegan sus principales rivales y el resto de pilotos. “No sé cómo rendirán los demás y cómo será la situación en cada carrera porque sólo hemos tenido un entrenamiento”.

Preguntado por la polémica suscitada durante el pasado mundial, Jarvis aseguró: “No hay ningún motivo para poner un muro en el garaje. Eso forma parte del pasado y no lo volveremos a hacer”. Eso sí, el director espera un 2016 con mucho movimiento en los distintos equipos: “Este año será muy interesante ver qué pasa fuera del circuito, porque los grandes pilotos acaban contrato”.

Ahora si Rossi habló de sus inquietudes en cuanto a la moto. “Las sensaciones con el neumático delantero son un problema. Necesitamos tiempo para adaptarnos”, destacó un Valentino que, sin duda, fue uno de los protagonistas indiscutibles durante el final del pasado mundial.“Estoy contento con la temporada 2015, pero forma parte del pasado. Ahora empiezo de cero en 2016”, aseguró. Si bien es cierto que evitó pronunciarse a cerca de su altercado con Márquez, el italiano, tras finalizar la presentación, declaró lo siguiente: “Afortunadamente Marc Márquez no es mi compañero de equipo”. Además aprovechó para desvelar si continuará o no en MotoGP“Primero tendré que ver si soy competitivo durante las primeras 3 o 4 carreras. Después, decidiré si continúo o no compitiendo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *