Mundo ATM
RETIRADA

Wanda retira sus inversiones en España

El magnate chino Wang Jianlin se ha hartado de las formas de proceder en nuestro país.


Wang Jianlin 15-16 00002ARC

Después de que durante los últimos meses el consistorio de Manuela Carmena al frente del Ayuntamiento de Madrid haya protagonizado junto al Grupo Wanda ha desembocado en la renuncia de éste a reformar el Edificio España, ahora el grupo perteneciente al magnate chino Wang Jianlin se retira de las inversiones en nuestro país, salvo la del Atlético de Madrid, club con el que seguirá tratando en un futuro. Fue hace tan solo una semana cuando el magnate celebró un consejo de administración en China, dando un golpe en la mesa al tiempo que decidía abandonar sus inversiones en España, aunque los efectos de su decisión no se hicieran notar en la capital española hasta el pasado lunes, cuando se comunicaba a la plantilla de la filial española, con más de veinte empleados, los planes que había tomado dicho consejo de administración.

El Edificio España fue el primer damnificado de la decisión, el emblemático rascacielos en el que Wanda pretendía promover apartamentos de lujo, un hotel de alto ‘standing’ y un gran centro comercial ahora mismo se encuentra a la venta, pese a que las cantidades que pueda generar dicha operación supongan pérdidas millonarias para el grupo chino. El propio Ayuntamiento de Madrid, a través de su concejal de desarrollo urbano, José Manuel Calvo, confesaba que no había podido hablar con los responsables del conglomerado asiático a día de hoy, pero que insistiría, confiando en que le pudieran atender en los próximos días.

Las mismas fuentes en el consistorio madrileño confirman la operación de Wanda que termina explotando en las manos de Ahora Madrid, el grupo con el que trabaja la alcaldesa Manuela Carmena: “Es cierto que han puesto muchas trabas, pero no podían imaginarse que fuera a ser tan rápido y contundente”, aseguraban ayer varios de los miembros de dicho consistorio. Es más, el concejal de urbanismo dijo tener previsto el plan de detalle del Edificio España, tal y como dictaban los pasos del proyecto en cuestión, poniéndolos en común la próxima semana en la Junta de Gobierno.

Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid, y Miguel Ángel Gil Marín, en calidad de principal accionista del club rojiblanco, estuvieron ayer presentes en el Palacio de Cibeles, donde tomaron nota de la situación actual con el Grupo Wanda, a quienes afecta directamente, ya que el conglomerado asiático guarda un 20% de capital invertido en el Atlético de Madrid, además de promover la Operación Calderón con un desarrollo urbanístico en los terrenos donde actualmente se erige el estadio Vicente Calderón, y cuyas obras han quedado detenidas por órden de Ahora Madrid, que ha decidido poner en cuarentena.

La retirada del Grupo Wanda de las inversiones en nuestro país afecta a cualquier posible participación del grupo, tanto en el desarrollo de la Operación Calderón como en el de la Operación Campamento, otro proyecto en el que estaba especialmente interesado Wang Jianlin, y que deja a miles de jóvenes madrileños sin posibilidad de vivir cerca de sus localidades, Aluche, Campamento y Cuatro Vientos, en una espera que está tardando más de 35 años en fructificar, negando así una inversión prevista de 3.000M€. De hecho, de los cerca de 700M€ que podría alcanzar la inversión del Edificio España, además de los 300M€ en los que se ha valorado el desarrollo de los terrenos del Templo rojiblanco, la espantada del Grupo Wanda supondrá una pérdida de capital de alrededor de 4.000M€, repartidos en diversos proyectos.

Respecto al resto de grupos parlamentarios que conforman la oposición en el Ayuntamiento de Madrid, la sorpresa ha sido mayúscula tras conocer la decisión de Wang Jianlin de retirar su capital de inversión. Fuentes del PSOE madrileño admiten no haber tenido conocimiento alguno acerca de que el magnate chino hubiera estado estudiando la situación en la capital española, y al enterarse, pensaron que se trataba más bien de una amenaza que de una decisión en firme. El grupo municipal encabezado por Esperanza Aguirre ha insistido en la gravedad que supone perder una inversión como la del grupo asiático, y piden a la alcaldesa públicamente que “lo piense dos veces” antes de dar carpetazo a una inversión que consideran extraordinaria sobre un edificio emblemático de la ciudad que necesita rehabilitarse cuanto antes.

Sin embargo, en cuanto al Atlético de Madrid la inversión del gigante chino no varía, pues no se pone en duda su participación en el club de la ribera del Manzanares, un desembolso de capital que no supone algo importante para Wang Jianlin, al menos en cuanto al 20% de capital que cubre en la entidad deportiva madrileña, sobre todo sabiendo que con un patrimonio estimado de 27.400 millones de dólares (25.127M€), lo que le catapulta al puesto número 29 del ranking de la revista Forbes respecto a los empresarios más acaudalados del planeta. Al parecer, la decisión del magnate chino no responde a motivos económicos, ya que Wanda se puede permitir la venta del Edificio España aún cuando éste genere pérdidas, incluso si éstas superan varias decenas de millones, siendo el principal motivo de su decisión el hastazgo que guarda con el consistorio madrileño de Manuela Carmena.

Wang Jianlin, acostumbrado a que le reciban con la alfombra roja en cualquier ciudad del mundo, ya se ha cansado de la forma en la que la Administración española funciona, y en especial de la madrileña. De hecho, una fuente próxima al empresario asiático afirmaba que: “Es una decisión más política que otra cosa”, subrayando que el empresario está muy cansado del comportamiento de Ahora Madrid, partido al que acusa de estar poniendo trabas de forma constante a todos sus proyectos. Aún así, los motivos de Wanda no se refieren tan solo al actual equipo de Gobierno, sino que también estaría muy molesto con el anterior ejecutivo en el Ayuntamiento madrileño, con Ana Botella al frente, de quien esperaba que hubiera sido más diligente, lo que habría ahorrado gran parte de los problemas surgidos esta semana.

Siendo una decisión en firme, la primera consecuencia se ha notado, y mucho, en las oficinas de Wanda Madrid Development, sucursal del grupo en la capital española, comunicando el final de sus contratos, tanto desde el lado empresarial como desde el político, desde donde ya se han registrado movimientos para tratar de convencer a Wang Jianlin para que se replantée su postura, al ser conscientes del duro revés para la ciudad de Madrid ver cómo se esfuma uno de los mayores inversores del mundo: “Si nos quieren volver a llamar, tendrán que seducirnos”, dijo tajantemente una de las fuentes del grupo chino.

El grupo parlamentario que lidera Begoña Villacís, representante de Ciudadanos, ha preferido tomar cartas en el asunto redactando una carta directamente a los representantes de la empresa propiedad de Wang Jianlin, para tratar de insistir en la importancia de que la operación se mantenga, señalando los puntos fuertes del proyecto y postulándose como posibles mediadores con el equipo que conforma actualmente el ejecutivo madrileño, tratando de dar marcha atrás a una decisión que compromete a muchos ciudadano de la capital. Según la portavoz del partido, se podría temer un “efecto dominó” con el resto de grandes inversores en la ciudad de Madrid, que podrían tomar el mismo rumbo en caso de que no se resuelva favorablemente la siatuación: “La imagen de que Wanda se va puede perjudicar mucho el desarrollo de futuros proyectos”, dijo Villacís.

Salvo nueva sorpresa, Wang Jianlin se retira de las operaciones que tenía en la capital madrileña y en el resto del territorio nacional, donde también tenía varios frentes abiertos. La única inversión que de momento parece mantener es la del 20% del capital del Atlético de Madrid, club que hasta el momento le ha demostrado al magnate chino tener solvencia suficiente como para que su inversión no se vea comprometida. Sin embargo, si la situación persiste, el empresario podría llegar a replantearse la situación, dando carpetazo a todas y cada una de las operaciones en territorio español, por lo que todas las partes tendrán que reunirse nuevamente para negocial su continuidad, tanto con el club rojiblanco, como con el resto de empresas afectadas por la decisión del Grupo Wanda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *