Mundo ATM

Furious Monkey House, el futuro está asegurado

La formación pontevedresa arrasa con sus temas musicales en internet.


Cuando peor están las cosas en el panorama cultural español, un grupo musical formado por niños de entre 10 y 13 años surge proponiendo temas musicales con aires de los años 90, y con una clara influencia de grupos emblemáticos como REM, Nirvana o The Pixies. Interpretando sus temas en la lengua de Shakespeare, los pontevedreses Furious Monkey House irrumpen en el mercado musical emulando a los niños de Jack Black en el largometraje “Escuela de Rock”, y lo mejor, lo hacen con una fuerza desmedida, sonando con furiosa actualidad.

Amaya (teclista), Carlota (batería), Irene (guitarra), Manu (guitarra) y Mariña (vocalista), conducidos por su profesor de música, Gonzalo Maceira (bajista), han conseguido explotar musicalmente gracias a un proceso de apendizaje innovador en el cual la música se crea y se entiende conforme a una rápida evolución. No obstante, cabe mencionar que en tan solo dos años se han convertido en toda una revelación para el panorama musical actual, y no es para menos.

Tanto es así, que su último disco lo grabaron donde lo suelen hacer los más grandes de la música británica, en los míticos estudios Abbey Road, donde consiguiera llevarles la discográfica gallega que mueve su trabajo, EsmerArte. Allí grabaron un total de 11 temas musicales que ahora ya pueden escucharse a través de la plataforma iTunes. También otras entregas las trabajaron en la gallega Planta Sónica, en la que su “mono furioso” Gonzalo Maceira junto a Iago Lorenzo llevaron a cabo una fabulosa y muy cuidada producción. En palabras de su profesor: “Dejaron a los técnicos de allí con la boca abierta, alucinados, y se comportaron maravillosamente, como verdaderos artistas, estaban supermotivados y se divirtieron muchísimo. Fue mágico”, comentó.

Los jóvenes músicos se caracterizan por un sonido de rock directo, con un claro guiño al estilo ‘grunge’. Y ya han tocado en escenarios de cierto renombre, como el Surfing The Lerez, de su localidad natal, Pontevedra. En esa ocasión, compartieron escenario con Delorentos, Arizona Baby, Ángel Stanich, Los Pontiaks, Los Motores, Sugar Mountain, A Banda do Terror, The Grave Dolls, Julián Maeso, Pasajero y Gold&Colt. ¡Casi nada! Antes habían presentado ‘Run’ como su primer disco en el Pazo de Cultura, tras anunciarlo en el Concello.

Con mucha inteligencia, el profesor del grupo está incluido en el mismo interpretando el papel del Mono Furioso, de otra forma no hubiera podido integrarse como lo hace, con tanto chiquillo, pero lo cierto es que no solo no desentona, sino que además se convierte en el toque espectacular de la formación. La vocalista Mariña cuenta con una poderosa voz que refleja tanto en los trabajos postproducidos como en los directos, en contraposición a su menudez, cantando en un perfecto inglés e incluso atreviéndose a participar de una brillante puesta en escena. También destaca especialmente la batería Carlota, mostrando toda la garra que demuestra tener el grupo cada vez que interpreta un tema. Manu no se queda atrás, cuenta con punteos espectaculares con su guitarra, al igual que Irene, entre ambos llenan las canciones del grupo haciendo que cada tema suene fresco y atrevido. Y Amaya, fantástica teclista, también comparte el talento de sus compañeros, jugando con la distorsión al tiempo que produce sonidos mágicos con su doble teclado.

Quién sabe lo que les deparará el futuro, pero los comienzos no pueden ser más prometedores. Se encarna una nueva generación de músicos españoles, que sin duda abandera Furious Monkey House, aportando frescura y originalidad a raudales. Con un sonido propio muy diferenciado del resto de agrupaciones españolas, sobre todo las formadas por adolescentes, al conjunto pontevedrés le esperan muchos éxitos, elevando la música española a lo más alto, y por qué no decirlo, también reivindicando que la música resulta importantísima en la formación de los jóvenes de nuestro país. Que tomen nota en el Ministerio de Cultura, por mucho que se empeñen en cargar contra el talento, nada podrán hacer para impedir que estos monos furiosos hagan temblar los cimientos musicales de nuestro país y mucho más allá. Y sino, tiempo al tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *